Cúmulo

Vivir en una isla tiene sus cosas. Para algunos estas cosas son limitaciones y para otros son posibilidades. Límites de movimientos, pero posibilidades de parar y poder pensar.

Esta percepción que existe en la idea de isla es única, pero, según el tipo de persona tiene un efecto u otro. Un efecto que se suele sentir a través del paisaje que de alguna manera, no se sabe cómo, atraviesa al que lo observa y siente.

Muchas personas sienten rápido una conexión con el ritmo de vida de un lugar como este, sintiendo un vínculo muy fuerte, sobre todo con el paisaje que ejerce de vehículo para sentir esa extraña percepción del tiempo que habita estancado aquí, en la isla.

Otros muchos sienten una extraña presión, un agobio respecto al entorno y al paisaje que, sin ellos quererlo, genera una inquietud en sus mentes que el único efecto que les crea es el de querer marcharse, buscando lugares en donde hayan mayores distracciones y pasatiempos.

Daniel Fleitas

Lanzarote, Islas Canarias

Es un fotógrafo interesado en los reflejos e indicios de la cognición humana expuestos en el paisaje. En un mundo en el que no tenemos tiempo y en el que parece que esta aptitud de nuestra sociedad se ve cegada por la necesidad de fingir del ser humano ante lo que va sucediendo a nuestro alrededor.

Nos hemos acomodado. En este punto de confortabilidad es donde se sitúa el fotógrafo, explorando los resultados de estas acciones que ocasionamos en nuestro territorio.