Mañana de verano


Las fotografías son artefactos que capturan lugares y momentos concretos, por lo que, para mí, tienen un significado personal y específico.
Aunque fotografié personas y cosas concretas con nombres propios, en el momento que se grabó en la película, se borraron estos nombres y los temas se transformaron en nadie y en ninguna parte en concreto, totalmente no identificados.
El mundo que intento capturar es el mundo que existe entre los dos extremos de, por un lado, «mi propio significado concreto y personal» y, por otro, «las cosas que han perdido su nombre y se mantienen fuera de tiempo. «

Eri Makita

Japón

Nacida y crecida en la prefectura de Chiba, Japón.

Se especializó en matemáticas en la universidad de Tokio. Vio muchas impresiones de gelatina de plata en Francia a la edad de 25 años, quedó impresionada por su belleza y comenzó a tomar fotografías. Desde entonces, ha estado haciendo fotografías monocromas en su propio cuarto oscuro, llevando una cámara a donde quiera que vaya.

Sus obras de ella se han mostrado en exposiciones individuales y colectivas en galerías, museos y en varios festivales de fotografía en Francia, España y Japón, además de publicadas en libros y revistas como la revista LF, Asahi Camera, Nihon Camera. Vive y trabaja en la prefectura de Yamanashi, donde intenta capturar la fugacidad de la naturaleza. «Las fotografías son artefactos que capturan lugares y momentos específicos, por eso, para mí, tienen un significado personal y específico».