Cape of Good Hope


Una enorme roca se encuentra junto al mar, un fragmento de granito caído de una cordillera formada hace 600 millones de años, los «Doce Apóstoles».

Erosionada a través de milenios a una forma de calavera, parece inactiva, extraterrestre, ominosa. Tales formas en el paisaje siempre han tenido un significado religioso. La luz del amanecer sugiere que un despertar del gigante puede ser inminente.

Las imágenes han sido capturadas por largas exposiciones con una cámara estenopeica, primitiva y atemporal. Los negativos de papel 4×5 se han ampliado para revelar granularidades que son tanto de roca como de grano fotográfico, un punto de encuentro de las dos escalas extremas.

 

Laura Ellenberger

Fotógrafa en Sudáfrica, estudió Bellas Artes en Sydney, Australia y ahora reside en Londres.

Trabaja en procesos de gran formato: pinhole, cianotipo, ferrotipo e instalaciones de larga exposición.

http://www.lauraellenberger.com/