Mr. G, de Gilbert Garcin

Francia

Garcin juega con el absurdo, explora los límites humanos en un ejercicio abstracto con el mismo expresionismo con que nos obsequiaron los grandes del cine mudo.

Gilbert Garcin es un auténtico artesano. Sus montajes son a base de cortar y pegar, de tijeras y pegamento, nada de photoshop o de softwares de última generación. Él es el protagonista de sus historias, lleva traje sastre, sombrero y un gabán de su abuelo en homenaje a su admirado Magritte.

Protagonista de las fotografías, acaba convirtiéndose en un personaje cercano, familiar, aunque huye de un supuesto narcisismo.

Garcin es uno de los casos más sorprendentes de artista tardío. Pasó casi toda su vida como vendedor de lámparas y fue en jubilarse cuando el genio que llevaba dentro emergió y dio salida a una pasión tan inesperada como explosiva. 

www.gilbert-garcin.com

Localización: Hotel Sorli Emocions. Carrer Lluís Jordà Cardona 2, Vilassar de Dalt