Tempus Fugit, de Andrés López ALL

Colectivo Slow Photo, Madrid

“Pero mientras tanto huye, huye el tiempo irremediablemente mientras nos demoramos atrapados por el amor hacia los detalles.”

                                                                                (Geórgidas, III, 284-285)

Posiblemente nunca como ahora se ha valorado tanto el tiempo y, sin embargo, nunca antes se había vivido tan de espaldas a la realidad del deterioro, la vejez y a la muerte.

Tempus fugit es una reflexión artística sobre la vida moderna y los efectos de la erosión sobre nuestro entorno, sobre lo que comemos y sobre nosotros mismos.

Lugar: Fàbrica Cal Garbat. Mossén Jacint Verdaguer, 8. Vilassar de Dalt