Urban Show

"Urban Show" es un trabajo inédito capturado entre el 2008 y el 2013 en macro-ciudades de varios países con una gran burbuja inmobiliaria.

Las fotografías muestran con un cierto tono irónico esta convivencia entre el ser humano y el espacio construido.

La captura, con cámara de gran formato, nos permite ver hasta el último rincón y detalle de estos lugares, cambiando la perspectiva de estas ciudades que habitamos.

Urban Show explica, de una forma muy personal, el imparable fenómeno urbano en ciudades tan diversas como Hong Kong, Guang Zhou, Miami, Marbella, Chong Qing y Bogota.

“Para mi la mas interesante es Hong Kong por su conglomerado, tan atípico de razas y rascacielos. Esta ciudad tiene tres veces mas rascacielos que Nueva York. Tras este trabajo, donde el objetivo inicial era explicar historias, he aprendido que todo forma parte de la misma historia”.

 

Carlos Ventós

Barcelona (1962)

Su primera fotografía la hizo con tan solo ocho años, fue una polaroid que recogía la imagen de unas montañas nevadas. Pero no fue hasta 1983, durante un viaje recorriendo las costas de EE.UU. con a un amigo, cuando Carlos Ventós tomó conciencia de que no podría dedicarse a ninguna otra cosa.

Es licenciado en Derecho y ejerce actualmente como consejero delegado de Lucta S.A. En 2009 expuso su obra junto con Jordi Bernadó dentro del programa SCAN Tarragona. En 2010, participó en el ciclo “El Proyector” de la Fundación Fotocolectania con “Fugax Tempus, Aeternus Amor”.

Se han editado dos libros con su obra fotográfica: 69 Momentos en Son Ermità (2010), una autoedición; y Round Trip (2013).

Asegura que los fotógrafos que más le han influido en su trabajo son Thomas Struth, por sus fotos urbanas, de museos y posteriormente de selvas, Wolfgang Tillmans, por su abrumadora capacidad de convertir en arte lo mas cotidiano, Jordi Bernadó gran amigo y  

mentor por su visión única de la realidad, Massimo Vitali por el tratamiento de los espacios con multitudes y Martin Parr por el análisis sociológico que tienen su fotos.

“Como muchos fotógrafos, me inicie en esto con el objetivo de documentar el mundo que me rodeaba pero poco a poco comencé a emplear la fotografía para encontrar explicaciones a muchas cosas. Siempre he fotografiado para mi, ni para exponer ni para vender. Me recreo mirando mis fotografías, y lo hago para revivir lo que sentía en el momento exacto que hice la fotografía.

Muchas veces el acto de fotografiar es mas importante que el resultado fotográfico, que la fotografía en si misma”. A día de hoy el fotógrafo cuenta en su haber con más de 66.000 fotos y asegura que todas son especiales para él y de todas, o casi todas, podría recrear los momentos en que fueron captadas. La fotografía que nunca hizo pero que le hubiera encantado hacer es “el primer instante en que hice eye-contact con mi mujer, al igual que Aaron Schuman señala en el fantástico libro Photographs not Taken”.

 

Lugar: La Immaculada. Carrer Mare Angela Perera, 4. Vilassar de Dalt