SCISÍFQUÍMICS: Cardadores de lana

Con Joan hemos evocado a menudo las pieles curtidas de los indios norteamericanos del siglo XIX, para explicar los «efectos» del colodón húmedo... Los mismos indios que eran reacios a ser retratados por considerar que la fotografía tenía el poder de robarles el alma.

Desconozco si los "cardadores de lana" se han enfrentado al mismo proceso con algún temor de este tipo, pero en su caso me atrevería a decir que la leyenda se ha hecho cierta, porque las fotografías de Joan tienen la capacidad de "robar el alma" del retrato y de sacar a la luz toda su potencia interna, esa esencia que aflora, desnuda y definitiva, cuando desaparece toda superficie.

La esencia del cardador humilde de la lana, el que no quiere alardear y que trabaja en silencio de manera tan honesta como necesaria. Son los que "no quieren salir en la foto"; personajes de cantería a prueba de inclemencias de todo tipo, indestructibles como los márgenes de la Segarra, a menudo poco visibles, pero que nos marcan el camino...

Maria Garganté

 

Joan Porredon

Joan Porredon Bernaus nace en Cervera (Lleida) en el año 1964. En sus juegos solitarios de niñez iba alimentando su imaginario y a los doce años ya había decidido que quería ser director de cine. Esa decisión marcó su adolescencia porque dedicaba la mayor parte de su tiempo a formarse entre libros, revistas y una cámara de Súper8 mm hasta que llegó el momento de iniciar estudios de técnica cinematográfica en la escuela EMAV de Barcelona.

Mientras estudiaba, le surgió la oportunidad de incorporarse a la incipiente Televisión de Cataluña como operador de cámara. El trabajo le apartó del mundo cinematográfico, pero a la vez le favoreció el deseo de trabajar la imagen más pausadamente y reflexivamente, en contrapunto a lo que hacía, día a día, en la televisión.

Pronto empezó a experimentar con la fotografía y no tardó en trabajar en medio formato y manipular una cámara de placas. En 1990 hizo su primera exposición y, tanto de manera individual como en proyectos colectivos, no ha dejado de mostrar su trabajo fotográfico.

Cuando llega el momento, entra de lleno en la tecnología digital. La profundiza al máximo hasta que se da cuenta que le provoca un alto nivel de productividad estresante equiparable al de la televisión. Diferentes circunstancias le ayudan a tomar la decisión de desdigitalitzar y vuelve a sentir el gusanillo por la cámara de gran formato. Entre placa y placa, le sale la oportunidad de tener un contacto directo con la técnica del colodión húmedo, el año 2011. Desde entonces, todas sus energías fotográficas se han concentrado en esta técnica del siglo XIX. Una técnica que le llena mucho y que, con una investigación constante, lo transporta en aquellos momentos de niñez y los juegos en soledad: con la imaginación abierta y todo un mundo por descubrir...

http://www.joanporredon.com/

Lugar: Fàbrica de Cal Garbat. Mossén Jacint Verdaguer, 8. Vilassar de Dalt