Erotomanía

ερωτομαυια

No hay nada más erótico que la caricia de la luz sobre la piel desnuda,  ni más sensual que la mirada que recorre el cuerpo trémulo que se deja poseer por el objetivo vicioso de la cámara descubriendo sus curvas más tiernas y sus rincones más deseables.

No hay nada más atractivo que la contemplación voyeurista del fotógrafo que sorprende a una mujer hermosa en el acto cotidiano de la higiene, o que recrea la pulsión del deseo retratando lencería sobre la carne insinuante, de la que captura exactamente la geografía precisa para que el espectador imagine más allá de los límites de la escena y la complete con sus propias fantasías.

No hay nada más estimulante para el hombre occidental que el misterio sumiso de la geisha, encerrada en la belleza de la perfección, cercana y ausente, bendecida por las virtudes de las artes y de la paciencia, oculta entre capas de seda, con la mirada baja y el rostro anónimo bajo el polvo de arroz.

Y finalmente, no hay nada más sensual que contemplar todos esos elementos recogidos en un conjunto de positivos únicos, nacidos de los laboriosos procesos decimonónicos, sobre los que flotan la irrealidad onírica del color en las gomas bicromatadas, surgidos de la rugosidad sensible del papel de algodón.

José Manuel Magano

Nacido en Madrid 1963 de formación autodidacta.

Desde la más tierna infancia, sintió deseos de transportar las imágenes a papel. En un principio fue el lápiz. Con el paso del tiempo es la cámara de fotos la que toma su lugar y con el descubrimiento de los procesos pictóricos donde desarrolla plenamente su faceta creativa.

Son sus manos, una brocha y por supuesto sus viejas cámaras, los únicos instrumentos que intervienen en la producción de su obra.

En estos momentos en que las nuevas tecnologías y la inmediatez son compañeros de viaje, la ilusión, deseo y quizás la rebeldía le llevan a retomar los antiguos procesos pigmentarios del siglo XIX y principios del siglo XX.

https://www.facebook.com/maganofernandez 

Andrés López Lozano (ALL)

Su afición por la fotografía nació a la temprana edad de quince años, cuando tomó sus primeras imágenes con la cámara compacta de su padre. Es entonces cuando comienza una apasionante relación con el mundo de las imágenes que le llevó, en los años ’80, a convertirse en profesional.

Ligado muchos años a la fotografía publicitaria, la industria musical y el reportaje, Andrés López ha dedicado su última etapa profesional a conocer gentes, costumbres y tradiciones de varios países, dando como resultado diversas exposiciones en España y Europa que han llevado parte de su obra a colecciones privadas.

En la actualidad vive a entre Madrid y Berlín y está trabajando en el proyecto  "CARNIVAL" (nacido de la pasión por el carnaval veneciano que, año tras año, desde 1991, ha ido "capturando" con su cámara) que recoge la esencia de esta fiesta en los lugares donde toma más relevancia, y que expondrá por primera vez a inicios de 2016 en Montevideo.

 

Lugar: Fàbrica de Cal Garbat. Mossén Jacint Verdaguer, 8. Vilassar de Dalt